Ritual para consagrar a la Santa Muerte

Veamos cómo consagrar la estatua de la Santa Muerte para poder pedir y ofrendarle. Los elementos que vamos a utilizar para este ritual de consagración son:

  • Agua embotellada, aproximadamente un litro
  • Ruda seca
  • Pétalos de rosa roja
  • Pétalos de clavel rojos y blancos
  • Alcohol alcanforado
  • Esencia de jazmín
  • Copal en grano
  • Mirra en grano
  • Esencia de miel
  • Veladora blanca
  • Sahumerio
  • Franela
  • Vaso de cristal
  • Recipiente hondo de cristal
  • Tina mediana en donde quepa nuestra estatuilla
  • Cuchara de metal
  • Pan
  • Oración para consagrar
  • Oración para darle la bienvenida

Ya que tengamos los elementos, lo primero que vamos a hacer es tomar la estatuilla, el agua y el alcohol alcanforado. Tomamos la franela y la humedecemos con agua y alcohol. Enseguida, vamos a limpiar toda la figura de la estatuilla. Una vez limpiada con el trapo, dejamos la estatuilla toda la noche al sereno y a la mañana siguiente la colocaremos para que le de el sol, para limpiar las impurezas y vibraciones negativas.

Ya que hayamos hecho lo que la estatuilla, vamos a tomar el recipiente hondo de cristal y vamos a colocar los pétalos de rosa roja, asimismo los pétalos de clavel rojo. Y de igual manera los pétalos de clavel blanco. Hecho esto vamos a tomar un poco de mirra en grano y la colocamos en el recipiente. También el copal en grano y la ruda seca. Inmediatamente después tomamos la esencia de miel y vertimos cuatro gotas. Lo mismo con la esencia de jazmín. Después tomamos el alcohol alcanforado y le vertimos un poco. Por último, ponemos agua embotellada.

Habiendo hecho todo esto, lo tenemos que dejar serenar igual que hacemos con la estatuilla. Ya que hayamos dejado serenar la figura de la Santa Muerte y el líquido que preparamos, ponemos en el sahumerio un poco de mirra en grano y copal en grano. También un poco de ruda, cuatro gotas de esencia de jazmín, cuatro gotas de esencia de miel y un poco de alcohol alcanforado. Con los cerillos de madera lo encendemos.

Luego tomamos el líquido que preparamos y dejamos serenar, y con la cuchara empezamos a vertir el líquido encima de la Santísima, diciendo la siguiente oración para consagrar:

Santísima Muerte, humildemente invoco tu presencia en este lugar

Para que lo invadas con tu energía

Y asimismo sea depositada en esta estatuilla

Para que mis súplicas y plegarias sean atentidas por ti

Mi flaquita hermosa.

Debemos repetir el proceso de vertir mientras decimos la oración una cinco o seis veces.

Al terminar esto, agarramos la franela y limpiamos la estatuilla, colocándole en su altar. Una vez limpia y en su altar, la demos la bienvenida.

Santísima Muerte te doy la bienvenida a mi Vida, a mis aposentos y a tu altar, que desde ahora en adelante me comprometo a tenerlo limpio y a ofrendarte.

Luego le prendemos una veladora blanca para ofrendársela. Además le dejamos un vaso con agua u un pan. Es importante recordar que siempre hay que dejarle una veladora blanca, agua y pan a la Santísima, además de lo que ofrendamos, como cigarrillos, alcohol, comida, dulces, etc.

Fuente: Esoterismo Ayuda Espiritual

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *