La Santa Muerte Mexicana

El origen de la Santa Muerte es mexicano. Respecto de esto, no hay ninguna duda. El culto que hoy conocemos surge en Cordova Veracruz, allá por la mitad del siglo XIX. Fue una visita de la Santísima Muerte a un chaman mientras dormía lo que origina mucho de lo que hoy sentimos, vivimos y creemos de la niña blanca. Ella no le dio miedo al chaman, le brindo paz. Se apareció con una túnica, como una virgen, con su esqueleto a simple vista.

La+Santa+Muerte+Mexicana_1

En una de sus manos tenía la guadaña, herramienta que corta el hilo que junta el mundo espiritual con el mundo terrenal. Ese es el sentido que le damos a la guadaña, una herramienta muy utilizada para el trabajo en el campo, pero que adquiere un significado completamente diferente cuando nos referimos a la Santa Muerte, su historia, presente y futuro.

El culto de la Santa Muerte tenía que ser difundido, no sólo en México, sino también en América Latina. La América unida es el sueño de muchos. De Cancun a Tijuana, el culto a la Santa Muerte cada vez tiene más personas que lo siguen. Y ha traspasado ampliamente las fronteras mexicanas, ya que se extiende por gran parte de Estados Unidos, en donde también viven muchos mexicanos. También en muchos países latinoamericanos en donde existen personas que la han visto, que han experimentado encuentros con ella, o que simplemente la sienten en sus corazones y en las cosas que le van pasando en sus vidas.

Lugares en donde la santa muerte está muy arraigada, por nombrar tan sólo algunos son: Distrito Federal, Quintana Roo, queretaro, Tamaulipas, baja California, Hidalgo, Cancun, Tijuana, Guatemala, España, Colombia, Chile, Ecuador, etc.

La+Santa+Muerte+Mexicana_4

El 2 de noviembre es el día de muertos y allí se arma una gran celebración en México que tiene como máxima figura referente a la Santa Muerte. Sin embargo, los festejemos comienzan antes, desde el 31 de Octubre. A pesar de lo que cuentan algunos relatos, como mencionamos en un principio con la historia del chaman, otros relatos y escritos que sirven como testimonios para la historia, nos hablan de distintas apariciones de la santa muerte incluso muchísimo antes.

La+Santa+Muerte+Mexicana_5

La información hace referencia a antes de que llegasen los españoles a América Latina. Siempre hubo distintas referencias y culturas enteras en turno a la muerte. Por ejemplo, Mictlantecuhtli era el señor de la muerte y Mictlancihuatl la diosa. Ellos vivían donde vivían los muertos, en Mictlan. A estos dioses se les llevaba distintos tipos de ofrendas. Pero claro, de todo esto poco se sabe porque la llegada de los españoles hizo que toda esa historia que ya existía en nuestras tierras, en nuestra latinoamerica, se perdiera. Fue completamente destruida y se impuso una cultura ajena que poco tenía que ver con lo que aquí se estaba gestando. La+Santa+Muerte+Mexicana_23

La religión que trajeron los españoles no aceptaba las creencias de los aztecas, mayas y otras tribus, y mataron a todo aquel que quisiese seguir predicando creencias que no coincidían con las que venían de España. Aún al día de hoy, muchas de estas problemáticas se mantienen. La iglesia católica no acepta y condena diariamente todo lo que tenga que ver con el culto a la Santa Muerte. La tildan de de satánica y maligna, cuando quienes creen en ella, la consideran todo lo contrario. Nos siguen tratando como en épocas de conquistas, como si fuésemos personas inferiores que no sabemos ni qué pensar. Pero no hay que dejarse engañar por quienes no nos entienden.

La iglesia católica ha hecho y hace todo lo posible por ocultar y negar el culto a la Santa Muerte. Pero nuestra santa muerte, la santa muerte mexicana, sigue presente en sus creencias aunque la oculten. Algunas santas católicas intentan imitarla, como por ejemplo Santa Marta. Quizá lo hayan hecho porque Marta puede asemejarse a Muerte, en un juego de palabras. También está Santa Cecilia, quien es patrona de los músicos. Incluso algunas personas festejan a la Santa Muerte el mismo día que a Santa Cecilia, el 22 de Noviembre.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *